hafl page ppruebas

Un Barco Resto Bar

Como un barco perdido: un restaurante y un bar sobre el río de la Plata

La arquitecta Lucía González, del Estudio Neutral Arquitectura, tuvo a cargo la remodelación del restaurante Morena y, además, la construcción de su  bar Beluga, ambos se destacan por un diseño renovador y muy peculiar.

El trabajo de la arquitecta Lucía González, del Estudio Neutral Arquitectura, fue guiado por la idea de representar un barco perdido. En función de ésto y, teniendo en cuenta la necesidad de crear dos sectores bien diferenciados (el bar por un lado y el restaurante por otro), esbozó líneas en relación a la funcionalidad de los espacios. Un muelle sobre el Río de la Plata presentaba una planta muy rígida y poco flexible, con lo cual para dar rienda suelta a la imaginación, la clave fue la materialidad. Ubicado en Costanera Norte, el restaurante Morena, con 20 años de antigüedad fue remodelado completamente en diciembre de 2015. A su vez, en ese momento se construyó su bar Beluga. Ambos poseen una diseño renovador y muy peculiar.

Una tímida puerta verde con un cartel que dice “Morena” anuncia que se ha llegado a puerto. A continuación, un imponente pasadizo sobre el agua, desde donde se visualiza el bar y el restaurante sobre un muelle. Ya en el lugar se puede espiar a través de su ojo de buey y comenzar la experiencia de encontrar un barco abandonado.

Beluga llama la atención por su estética misteriosa, tubos de ensayo humeantes y un diseño tipo laboratorio dentro de un barco abandonado anima el inicio de una velada. El bar, con 14 metros de largo, tiene de fondo la ciudad. "Necesitábamos aprovechar esta vista y, al mismo tiempo realzarla, por eso no le dimos la espalda, sino todo lo contrario, todo está dispuesto de modo de mirar hacia la ciudad", cuenta Lucía González.

En la mesada de la barra se utilizó mármol emperador con revestimientos en chapa, que fue dejada a la intemperie para que se vea el óxido. Detalles con bulones simulan chapas de barco. Con las luces que recaen sobre la barra creamos un “pulpo” , logrando una iluminación divertida. En las mesas se colocaron plantas que simulan (o recuerdan) a las algas. Dibujos tipo stencil sobre las paredes acompañan y dan fuerza al concepto de barco abandonado.

El restaurante Morena, en tanto, con sus imponentes paredes vidriadas dejan ver el río y en él, el reflejo de la noche. Cientos de lucecitas multifilamento aportan una luz cálida.Aquí la idea fue crear la sensación de no tener un límite en las visuales. De noche esto se acentúa ya que los ventanales del salón fueron reemplazados por carpinterías de marcos negros.


Mostrar el Buscador de Propiedades Avanzado

Tierra Vasca Loteo Residencial

Monedas

Servicio temporalmente no disponible.